h1

Demasiadas cosas

1 enero, 2013

¿Para qué? Demasiadas cosas ocupan el lugar de nuestras verdaderas necesidades. Los vacíos reales y carencias personales  como la felicidad o la afectividad, los llenamos y confundimos con deseos materiales. Nos convertimos en consumidores irracionales. Sugeridas nuestras necesidades nuestros comportamientos nos alinean. Ya no decidimos, la rapidez con la que surgen nuevos artilugios nos impulsa obsesivamente a adquirir siempre lo más reciente sin terminar nunca de consumir. Nos sentimos libres e ilimitados manejando aparatos, teniendo cada vez más cosas pero ¿tenemos libertad? Por supuesto, todo el mundo tiene, tienes, tenemos, tenéis, tienen…tengo dos orejas y una boca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: